Daniel Santos, “El inquieto anacobero”

Néstor Rivero Pérez

nestor5030@gmail.com

El 5 de febrero de 1916 nació en Santurce (Puerto Rico) el cantante y compositor Daniel Santos Betancourt, conocido como “El inquieto anacobero” y cuyo estilo interpretativo del bolero, danzón y merengue caribeños le convirtieron en ícono continental de la música popular.

Algunos datos

Habiendo migrado de niño con sus padres a Nueva York, Daniel debió recabar ingresos desde temprano para paliar la manutención familiar, desempeñándose en oficios muy humildes como el de limpiabotas. Desde muy joven la calidez de su voz y estilo de alta carga emotiva atraería la atención de quienes escuchaban sus entonaciones. Algunos relatos indican que uno de los integrantes del Trío Lírico (Nueva York) casualmente lo escuchó cantar «Muñequita linda»; sin pensarlo, invitó al joven para unirse al trío; y, sin pensarlo Daniel aceptó” (https://www.elinformador.com). Del Lírico pasó a integrar el Conjunto Yumurí. Así, en una de sus actuaciones nocturnas en el Cuban Casino, Daniel Santos traba amistad con el compositor Pedro Flórez, quien “maravillado, invita al muchacho a su célebre cuarteto, donde interpreta temas que ganan popularidad” (Ibídem).

“Anacobero”

Sería en los años ’40 cuando el reconocimiento a sus dotes artísticas le haga recorrer países del continente. Así, en una de sus primeras estadías en Cuba durante dicha década, cuando las emisoras radiales constituían, antes de la llegada de la televisión, el principal medio de difusión, un profesional del micrófono en un programa radial “en vivo, e inspirado en una canción, lo bautizó como el “Inquieto anacobero” (https://www.elinformador.com.co). “Anacobero” es un vocablo que de acuerdo a Hernando Pacific Gnecco, pertenece a la lengua africana ñáñiga, con el significado de «diablillo”. El término alude a la continua relación del cantante con las mujeres.

En Venezuela

Daniel Santos visitó Venezuela en numerosas oportunidades. La primera vez que llegó fue entre 1952 y 1954, cuando comprometido con la causa independentista de su patria, Puerto Rico, interpretó piezas que contenían un reclamo por la desdichada isla, sobre la que había posado su garra imperial la geopolítica estadounidense, impulsora del carácter de “Estado Libre Asociado” de perfil neocolonial. Santos debió salir de Venezuela tras presiones del gobierno que conducía el general Marcos Pérez Jiménez.

Linda

Quizás el éxito cantoril más impresionante del “Inquieto anacobero” fue Linda, melodía del despecho, con autoría de don Pedro Flórez y de cuya versión se vendieron centenares de miles de discos. El ya maduro Daniel Santos, en tiempos en que algunos críticos suponían que se iniciaba su decadencia, alcanzó con dicha pieza un momento de esplendor como intérprete, que le hizo de nuevo dar curso a una gira por varios países de América Latina, donde Linda se dejaba oír en las rockolas de los bares y los tocadiscos de las fiestas familiares. En una ocasión, refiriéndose al origen de la pieza, Santos comentó: “la afamada canción que durante décadas ha deleitado a los amantes del bolero latinoamericano, fue compuesta a una joven dominicana que allá en el año 1929, cautivó al prolífico puertorriqueño Pedro Flórez, quien la escribió (https://almomento.net). La canción comienza con los siguientes versos: Yo no he visto a Linda / parece mentira / tantas esperanzas / que en su amor cifré…”.

Patriota

Pasión firme e irreverente en el mundo del espectáculo, mostró en todas las épocas Daniel Santos a favor de la Independencia de Puerto Rico, y, en los años ’60 versionó piezas en las cuales ofrecía su fama y su arte en elogios a la Revolución Cubana y al comandante Fidel Castro. En homenaje a este artista, el escritor Salvador Garmendia escribió su relato El inquieto anacobero, el cual fue denunciado ante tribunales de Venezuela por un Bloque de Prensa, que tachaba la obra de inmoral. Precisamente, al lado del también cantante Pedro Ortiz Dávila, seguidor del líder independentista Pedro Albizú Campos, Santos grabó piezas como Patriota y otras en que hacía ver su reclamo por la causa borincana. Daniel Santos fallecería en Puerto Rico en 1992.

Sinóptico

1852

Inaugurado “El Hermitage”

Este día abrió sus puertas a visitantes y usuarios “El Hermitage”, repositorio de obras de arte ubicado en la ciudad de San Petersburgo (Federación Rusa), y uno de los tres grandes museos del mundo, al lado del Louvre de París y el Metropolitan de Nueva York.

El significado original de “El Hermitage” es “Refugio del Ermitaño”.

Este imponente complejo cultural se vio sometido a dos grandes conmociones nacionales: En 1812 la invasión de Rusia por Napoleón Bonaparte al frente de seiscientos mil hombres, y en el siglo XX, durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Wilhem Ritter von Leev, jefe del ejército alemán, le impuso sitio a San Petersburgo (Petrogrado), obligando a la evacuación del museo, cuyas obras debieron ser resguardadas del efecto de intensos bombardeos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s