Caldo de costilla con papas… “Cuando cese la usurpación”

Gonzalo Ochoa Díaz

Gonzalo8adiaz@gmail.com

Como todo ser mortal, a veces uno se antoja de cosas que añora, y sí, me antojé de desayunar al estilo de los Andes, tal y como fui criado, con un suculento caldo de costilla acompañado con chocolatico caliente, huevos en tortilla y pan; muy tempranito me fui al abasto a hacer las compras, cosa que casi nunca hago por aquello de que no puedo pasar arrecheras por recomendación del médico.

Ya en el abasto observo algunas personas que se lamentan porque los precios no eran los mismos del día anterior… ¡Todo! había aumentado de manera exagerada, según el decir de los presentes, y una señora dice en voz alta: “¡Dios mío, hasta cuándo vamos a soportar esto!”, a lo que alguien cerca de mí respondió: “¡Cuando cese la usurpación! Esa persona a la cual reconocí de inmediato, es profesor universitario, por tanto no le podía atribuir su expresión a una forma de ignorancia; al verme y reconocerme me dice: “¿Verdad, profe?”, a lo que le contesté sin el ánimo de polemizar: “¿Y por qué no cuando cese la injerencia del DolarToday?” Su silencio me dijo todo. Lo cierto del caso es que no pude comprar la costilla; chocolate de taza no había, tuve que conformarme con la arepita rellena con queso y cafecito.

Bueno, el tema que hoy les traigo es mi análisis de cómo una frase tan estúpida, que nace de alguien estúpido, justifica algo tan estúpido como la página DolarToday (no encontré otro calificativo) haya calado tanto en la población y no vamos a decir que son cosas de opositores, ¡no!; es que ya se escucha a diario y por todas partes; esa frase se repite día a día y a toda hora; es posible que con el tiempo nos veamos frente al síndrome del nazi Goebbels.

Hasta el momento no ha habido forma ni manera de neutralizar los efectos del dólar paralelo; ha sido muy efectivo para desestabilizarnos, posiblemente haya planes, a corto, mediano plazo, no lo sé, pero la pregunta siempre va a surgir: ¿Hasta cuándo?, y vamos a escuchar la estúpida frasecita (a veces pienso que no es tan estúpida) como respuesta, de eso no tengo la menor duda. Tampoco se oye una voz de aliento, de esperanza, algo que nos indique que esa estrategia de guerra económica que nos está matando pueda ser neutralizada y liquidada.

Algunos economistas, académicos y opinadores de la materia claman por el petro, por un nuevo cono monetario, por la dolarización, pero nadie propone una estrategia o un método que nos garantice el cese al ataque de nuestra moneda, cualquiera que esta sea; lo de las comunas sería la verdadera y definitiva solución, pero la vemos muy a la distancia. Quienes creían que la dolarización era la solución se cayeron de un coco cuando en días pasados los comerciantes aplicaron una fórmula donde el dólar ¡sufrió! una supuesta inflación, ¡única en el mundo! De la manera más ilógica y estúpida aumentaron los precios ofertados ¡en dólares!, pa’ que vos veáis.

Insistimos (hasta el cansancio), el problema no es nuestra moneda, cono, digital, efectivo o cripto, el problema ya lo hemos dicho, es la yunta dólar paralelo-empresarios y comerciantes; el uno no puede operar sin el otro y la solución es el PRN, no se vislumbra otro. Ahí le dejo esa Presidente, no espere que las estrategias y métodos le lleguen por intermediarios, pues son ¡altamente confidenciales!

*El autor es investigador popular

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s