En líos entre marido y mujer sí hay que meterse

Ildegar Gil

Utopix es una organización venezolana convencida de la urgencia de aplicar cambios sobre el orden social imperante en el mundo y, asimismo, de la necesidad de dar la lucha para lograrlo. En el portal Utopix.cc así lo refleja como una de sus premisas. Allí también ventila lo imperativo del despertar de una conciencia general “en la transformación a gran escala, a la que como sociedad debemos aspirar”.

En Utopix numerosos son los colectivos que suman sus esfuerzos en pro de ese propósito. Uno de ellos es Comando Creativo, al que pertenece Aimee Zambrano Ortiz, quien en su cuenta en tuiter @aimeezambranoo  se presenta en tres (3) palabras: Antropóloga, feminista y comunicadora.

“¿Estamos en emergencia feminista?” preguntó el 10 de julio en un texto que fijó en esa red digital. La respuesta, por demás aterradora, está letras más adelante: “En Venezuela en el mes de junio ocurrieron 21 femicidios, para alcanzar un total de 130 casos en lo que va de año, 5 femicidios semanales”.

Tal pregunta-respuesta sirvió de plataforma –luego de las formalidades de rigor–, para la presente entrevista desarrollada vía correo electrónico. Gracias a ella supimos que el fatídico dato fue obtenido “haciendo una revisión de los casos de femicidios que aparecen en medios digitales nacionales y regionales en las secciones de sucesos”, usando para ello la metodología Osint, siglas de Open Source Intelligence, que en español, como lo aclara Zambrano, traduce Inteligencia de Fuerzas Abiertas como conjunto de técnicas “para recopilar información pública, correlacionar los datos y procesarlos”.

Enero con la cifra más alta

-¿Es la cifra mensual más alta del año en nuestro país según sus registros? ¿Cuándo fue y cuál fue la cantidad más alta antes que esta?

-No, este año la cifra más alta fue de 34 femicidios que ocurrieron durante el mes de enero. Incluso realizamos un informe especial para explicar porqué creemos que ocurrió este aumento durante ese mes.

Demostración numérica de las agresiones por estado en junio. Foto Utopix

-¿Cómo está distribuido ese número por Estado?

-De manera general, la mayor cantidad de femicidios durante el año ha ocurrido en el Distrito Capital y en el estado Aragua, con 16 femicidios, seguidos por los estados Zulia con 12 casos, y Trujillo, Táchira y Bolívar, con 10 casos respectivamente.

-¿Hubo algún elemento en común en esos casos? ¿Riñas, maltrato permanente, etc? ¿Estamento social? ¿Edades? 

-Hay varios elementos comunes. El primero es que en la mayoría de los casos los femicidios los realizaron personas conocidas o de extrema confianza de las víctimas: Parejas, exparejas, familiares, amigos, vecinos. El otro elemento que hay que entender es que el femicidio es el último eslabón de la violencia. Para que se llegue a este hecho, probablemente ya había antecedentes de violencias previas. Otro elemento a destacar, es que la mayoría de las mujeres víctimas de femicidios, están en edades reproductivas que van de los 16 a los 40 años, a pesar de que hay casos de niñas y de adultas mayores. 

-¿Existe alguna relación entre estos espantosos hechos y el confinamiento actual? 

-El confinamiento o cuarentena, a pesar de ser una medida que nos salva del Covid-19, tiene sus consecuencias al exponer a las mujeres y niñas que son víctimas de violencia, a sus agresores las 24 horas de día durante toda la semana. En diversos países del mundo las organizaciones feministas han advertido de este hecho y se ha visto un incremento en las denuncias por violencia de género en aproximadamente un 40%. Haciendo una comparación entre la cantidad de casos de femicidios que registramos en el año 2019 y durante este año 2020, vemos un incremento del 60% aproximadamente.

(In) justicia, falda y escote

-Si la ley contra la violencia hacia la mujer se ha robustecido, ¿por qué siguen ocurriendo estas cosas?

-A pesar de que en Venezuela tenemos una ley que fue vanguardia en su momento al tipificar 21 tipos de violencia, sigue existiendo una debilidad en nuestro sistema de justicia, ya que ocurren irregularidades, como mujeres que han intentado denunciar y no son atendidas por tener una falda o un escote; casos de intentos de mediación (una figura que no aparece en la ley y que vulnera y expone a una sobreviviente de violencia ante el agresor) por parte de funcionarios policiales; las sobrevivientes que denuncian deben entregar ellas mismas las medidas de protección a los agresores; ellas mismas deben buscar a los testigos de sus casos, a veces el sistema termina revictimizando a la sobreviviente, por lo que muchas veces se abstiene de denunciar. De igual manera, la cultura patriarcal de nuestro país también influye, ya que aún hay personas que piensan que cuando existe violencia entre una pareja, es un asunto de dos en los que no hay que meterse. Y resulta que sí hay que meterse, porque esa mujer o niña puede terminar muerta.

-En Revolución Bolivariana, ¿estos maltratos se han mantenido respecto al pasado, han disminuido o crecido?

-Realmente no tengo eso muy claro, porque el femicidio se tipifica dentro de la Ley Orgánica sobre el Derecho de las Mujeres a una vida libre de violencia en el año 2014. Así que el registro de este tipo de crimen es muy reciente. La última cifra oficial que dio el Estado venezolano fue en el año 2016, en el que se precisó un total de 122 femicidios en el país. Revisando esta última cifra, podríamos pensar que sí ha habido un incremento desde el año 2016 para acá.

-En comparación con otros países de la región, ¿cómo evalúa la violencia intrafamiliar en Venezuela?

-Creo que en todos los países de la región ha crecido la violencia contra las mujeres, niñas, niños y adolescentes; si revisamos las cifras podemos constatar ese incremento; y eso incluye el tema de la violencia sexual que se ve reflejada cada vez más en los medios digitales. 

Un plan para las otras víctimas

-¿En cuál estado quedan las hijas y los hijos luego de perder a su madre bajo estas circunstancias?

-Totalmente devastados, y allí el Estado venezolano debería tener un plan o programa para ellos, que también son víctimas; por eso es importante que existan instancias que les den apoyo desde el punto de vista económico, psicológico, de orientación legal.

-¿Cómo hacer para que ellas y ellos no vean como normal lo sucedido, y en consecuencia no multipliquen esta conducta en la adultez? 

-Creo que pasa por generar planes de asistencia psicológica a los familiares de las víctimas de femicidios, y es un deber del Estado encargarse de ese tipo de atención.

-Quienes deseen efectuar una denuncia ante Utopix, ¿cómo deben hacer? ¿Qué tipo de asesoría pueden ustedes brindar? ¿Canalizan los casos hacia las autoridades?

-Utopix, como tal, solo realiza el levantamiento de los femicidios desde el Monitor, además de realizar campañas e investigaciones sobre temas feministas; pero tenemos una articulación con organizaciones como Tinta Violeta y su Voluntariado de Acompañamiento Amoroso Mayell Hernández, que sí realiza esa asesoría y apoyo a las mujeres que son víctimas de violencia.

Aquí, como en Argentina

¿Qué debemos hacer para que esto no siga ocurriendo?

-Bueno, lo principal es entender la gravedad de lo que viven las mujeres y que como tal el tratamiento debe ser de emergencia. Eso pasa porque el Estado venezolano en su conjunto asuma una serie de acciones que no deben ser ejecutadas únicamente por el Ministerio del Poder Popular para la Mujer e Igualdad de Género, sino que todo el cuerpo del Estado (instituciones, ministerios, gobernaciones, alcaldías, cuerpos de justicia) deben sumarse a un plan que va desde la realización de una campaña masiva que tipifique los tipos de violencia, que difunda los números para las denuncias, que hable de los femicidios; la creación de Casas de Abrigo; aprovechar el sistema del Carnet de la Patria para hacer un sondeo sobre violencia de género, e incluso que se pueda denunciar por esa vía. Es importante diseñar y ejecutar un plan o una ley que obligue a todos los funcionarios del Estado a formarse contra la violencia de género, como la Ley Micaela, en Argentina; además de un megaplan al estilo del recién aprobado también en Argentina, que se llama Plan nacional de acción contra las violencias por motivos de género, en el que se tipifican una serie de acciones:

1) Creación del Programa “Acompañar”, que es de asistencia integral, con transferencia monetaria y acompañamiento a mujeres y personas  LGBTI+ que han sufrido violencia de género.

2) Creación de Centros Territoriales Integrales de políticas de género y diversidad en todo el país: Llevarán a cabo políticas de prevención, asistencia, protección y fortalecimiento del acceso a la justicia desde una perspectiva interseccional e integral.

3) Creación de la Mesa interministerial de abordaje integral de las violencias extremas por motivos de género.

4) Creación de un sistema digital de emergencias en casos de violencias por motivos de género para los gobiernos locales.

5) Creación del Sistema Integrado de Casos de Violencia por motivos de Género (SICVG). Permitirá elaborar datos sistematizados e información estadística con alcance nacional.

6) Creación de un Programa para el Apoyo Económico Urgente y la Asistencia Integral Inmediata para Familiares, en casos de femicidio, Travesticidio y Transfemicidio con orientación, asesoramiento legal y acompañamiento psicológico para familiares y en particular, los hijos de las víctimas.

7) Programa de Apoyo y Fortalecimiento de la Red de Hogares, Refugios y Dispositivos de Protección Integral, a través de financiamiento de proyectos de refacción, equipamiento y ampliación.

9) Programa Potenciar Trabajo, para personas en situación de violencias por motivos de género, con la finalidad de promover la inclusión social y el mejoramiento progresivo de sus ingresos con vistas a alcanzar la autonomía.

Sueños y enjambres

“Nosotros pensamos en esa palabra Utopix desde la mezcla de la palabra Utopía (construcción de un mundo nuevo) y pixel (que es una unidad de medida en color que forma parte de una imagen digital). Es como desde la imagen y el diseño mostramos esos nuevos horizontes de sentido y de construcción cultural en la lucha por construir un discurso postcapitalista y antiimperialista”.

Aimee Zambrano Ortiz

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s