La Campaña Admirable

La Campaña Admirable (VI)

Yuleidys Hernández Toledo

Sus lágrimas no eran en vano, Monteverde, quien fue nombrado Capitán General de la Provincia de Venezuela, era un ser cruel y despreciable, a los pocos días de haber firmado Miranda la capitulación, el realista violó casi todas las disposiciones del mismo y comenzó a perseguir a los patriotas e impuso un régimen de terror.

La esperanza de Venezuela estaba depositada en gran parte en su Simón, ella lo admiraba cada día más, lo veía madurar, se sintió dichosa cuando supo que su hijo predilecto por fin había comprendido los errores que causaron la pérdida de la primera República, un reconocimiento que hizo público en un documento que llevó por nombre: “Memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño”, firmado el 15 de diciembre de 1812 en Cartagena de Indias.

En ella reconoció los errores militares, condenó el sistema Federal que se adoptó, así como la falta de unidad y la mala administración de la Renta Pública. De igual manera fustigó a la jerarquía eclesiástica a quien acusó de impulsar las sublevaciones contra la naciente República.

Si Caracas en lugar de una confederación lánguida e insubsistente, hubiese establecido un gobierno sencillo, cual lo requería su situación política y militar, tú existieras ¡oh Venezuela! y gozaras hoy de tu libertad”. (20), escribió Bolívar en su manifiesto, palabras que sintió en el alma Venezuela.

“Entre las causas que han producido la caída de Venezuela, debe colocarse en primer lugar la naturaleza de su constitución; que, repito, era tan contraria a sus intereses, como favorable a los de sus contrarios. En segundo, el espíritu de misantropía que se apoderó de nuestros gobernantes. Tercero: la oposición al establecimiento de un cuerpo militar que salvase la República y repeliese los choques que le daban los españoles. Cuarto: el terremoto acompañado del fanatismo que logró sacar de este fenómeno los más importantes resultados; y últimamente las facciones internas que en realidad fueron el mortal veneno que hicieron descender la patria al sepulcro” (21), agregó en su misiva. Con cada letra, con cada párrafo estuvo de acuerdo Venezuela.

Pasaban los días y Venezuela seguía viendo a sus hijos e hijas sufrir, pero al mismo tiempo su corazón seguía palpitando de esperanza, y es que ella sentía el latido de Bolívar, sabía que estaba preparando algo grande. Y no se equivocó. Su Libertador a la cabeza de un pequeño ejército, limpia de enemigos las márgenes del río Magdalena, toma en febrero de 1813 la Villa de Cúcuta. Por sus méritos en el campo de batalla, el Congreso Unido lo nombra Brigadier de los Ejércitos de la Unión y ciudadano de la Nueva Granada.

Venezuela está contenta de sus triunfos. Se entera que pidió al gobierno neogranadino el permiso para marchar hacia La Grita, Táchira. Ha llegado el momento. Comenzará Bolívar una serie de combates que lo llevarán a tomar Los Andes y marchar a Caracas, en una gesta que se llamará Campaña Admirable.

El 23 de mayo, Bolívar entra victorioso a la ciudad de Mérida y con gran júbilo, los ciudadanos le otorgan el título de Libertador. El general en jefe del Ejército Libertador ocupa Trujillo a principios de junio, ciudad donde dictó La Proclama de Guerra a Muerte. Seguidamente, libera a Guanare, Barinas y San Carlos en tan solo 20 días. Con la ruta de los llanos centrales libre de fuerzas enemigas y tras ocupar Valencia, el Libertador entra victorioso en Caracas el 6 de agosto de 1813. (22).

Venezuela no cabe de la dicha, del orgullo, lo abraza con ternura, lo recibe por lo alto. Le da las gracias por haberle devuelto la libertad, pero sabe que no ha sido el únicos, sus hijos de oriente también lucharon por ella, entre ellos Santiago Marino, José Francisco Bermúdez, Manuel Piar, y otros cientos de hombres que protagonizaron la batalla de Oriente.

Esta feliz de ser libre, pero sabe que la victoria aún no es total, que los enemigos están en todas partes, y como la diosa que es, sabe que se acerca un personaje oscuro, un sanguinario, José Tomás Boves. Además aún siente a muchos de sus hijos e hijas sufrir, los esclavos, los indios, los pobres, los que nadie toma en cuenta.

20. Memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño. Cartagena de Indias, 15 de diciembre de 1812. http://www.archivodellibertador.gob.ve/escritos/buscador/spip.php?article1478

21. Memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño. Cartagena de Indias, 15 de diciembre de 1812. http://www.archivodellibertador.gob.ve/escritos/buscador/spip.php?article1478

22. Campaña Admirable. Bicentenario de la Campaña Admirable 1813-2013. Centro Nacional de Historia. http://www.cnh.gob.ve/images/Encartados/Encartado%20El%20Pueblo%20Admirable%20WEB.pdf

Aquí las cinco entregas anteriores

Venezuela y sus guerreros indígenas (I)https://bit.ly/2xcPrnR

El parto de un Libertador (II)https://bit.ly/2ybVSrI

Miranda, el Universal, intenta liberarla (III)https://bit.ly/2xku5oN

El grito de independencia retumba en Caracashttps://bit.ly/2KO8PdZ

La tiembla tierra y la Iglesia se aprovecha. https://bit.ly/2SF2gir

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s